sábado, septiembre 18, 2004

DE MADRID A HOLLYWOOD



Ayer conocimos qué tres películas han sido preseleccionadas para representar a España en los Oscar, en la categoría de "mejor película de habla no inglesa". Ninguna sorpresa. Almodóvar, Amenábar y Garci (por riguroso orden alfabético y de estreno de sus películas) son los nominados con La Mala Educación, Mar Adentro y Carrusel c. 1950, entre las que el 1 de octubre será elegida la candidata, que a su vez tiene que ser elegida junto a otras cuatro por la academia americana, y que así podría tener la posibilidad de llevarse una estatuilla... largo y duro camino. ¿O no? Porque la verdad es que tenemos un buen producto que ofrecer.
Empezando por los descartes, no quiero ser prejuicioso, pero yo mandaría a Garci a freír espárragos: en los últimos años sus pelis son todas iguales, aburridas y bastante reaccionarias... que alguien haya sido buen director no significa que lo sea toda su vida. La suya es la única peli que no he visto, pero es que tampoco tengo mucho interés en verla. Hasta aquí creo que los académicos obrarán como yo lo haría.
Es en el caso de las dos pelis restantes en el que creo que me quedo solo: Sin ninguna duda elegiría La Mala Educación, que no es ni Hable con ella ni Todo sobre mi madre, pero que es la mejor representante de las tres de una cultura no-anglosajona como la nuestra (y ¿no va de eso esta categoría de los Oscar, al fin y al cabo?), y a la que da muchos puntos estar dirigida por quien lo está.
Os extrañará si ahora digo que Mar Adentro me parece mejor película, pero es que puede -y en mi opinión debe- hacer algo que la del manchego, una peli tan nuestra, no puede permitirse: presentarse (en los Oscar no te nominan porque sí, hay que "presentarse a consideración") a las categorías gordas. Entre que a Bardem ya le deben una estatuilla desde que no premiaron a su Reynaldo Arenas, y que a Amenábar ya le consideran parte de su mercado desde que hizo un blockbuster como Los Otros, la peli podría llenar el hueco que otros años ocuparon Ciudad de Dios, Hable con Ella o Amélie. Así habría ya dos películas patrias con opción a ganarse al señor O.
Entre estas bonitas perspectivas, los rumores de que Penélope Cruz (No te muevas) y Paz Vega (Spanglish) pueden optar a la estatuilla a la mejor actriz, y lo fuerte que vienen pegando este año los hispanoamericanos (21 Gramos, Diarios de motocicleta...), de momento estamos en situación de crear esperanzas (que el tiempo ya nos derrumbará) de que este año, en el Kodak Auditorium, se hable más castellano que inglés.