viernes, septiembre 03, 2004

DOS DE LOS GRANDES

Atención amigos: podéis respirar tranquilos porque la temporada cinematográfica de verano ha concluido oficialmente. A partir de hoy podéis disfrutar de dos películas en salas que, la verdad, prometen mucho. Comentaré brevemente -sin haberlas visto aún- las dos aunque, la segunda, creo que sólo la van a poder ver afortunados que vivan en una ciudad relativamente grande (en Valladolid hemos tenido suerte). Ahí van los dos estrenos:

-Por si alguien ha estado aislado sin prensa, tele o radio esta última semana, hoy se estrena Mar Adentro, la esperadísima cuarta película de Alejandro Amenábar (Tesis, Los Otros). Es la historia real -con muchas añadiduras y toques de fantasía- de Ramón Sampedro, pescador postrado en una cama durante casi treinta años por la tetraplejia que le produjo un accidente. Luchó, removiendo cielo y tierra por su eutanasia (buena muerte) durante años, pero la ley -con gran apoyo de la iglesia- no se la concedió, así que él mismo, y los que le rodeaban, tuvieron que tomar cartas en el asunto. Dicen los que la han visto que es emocionante, tierna y tiene humor, aparte de que le dará Javier Bardem un Goya y podría darle ese Oscar del que estuvo tan cerca. Le acompañan Belén Rueda, Lola Dueñas y Celso Bugallo entre otros.

-Negocios Oscuros (del original inglés Dirty Pretty Things) es la penúltima película de Stephen Frears (director de obras maestras como Las amistades peligrosas o Alta Fidelidad), estrenada mundialmente en 2002, que -como nos ha pasado con tantas otras- nos llega con retraso. Es una película de nacionalidad inglesa, sin ningún actor inglés: la protagonizan el africano Chiwetel Ejiofor (Love Actually), la francesa Audrey Tautou (sí, Amèlie), y el español Sergi López (El cielo Abierto). Como siempre en Frears, con actitud combativa e inquietud -artística y social- la peli nos contará como tres inmigrantes que llegan a Londres en busca de un sueño, se encuentran con más de una pesadilla. El hotel en el que trabajan esconde un negocio en el que ellos podrían ser la mercancía... Una joyita para inaugurar el otoño con buen cine.