jueves, noviembre 25, 2004

QUE LO TIRAMOS

España está de moda fuera de nuestras fronteras. No es que se lleven los temas rojigualdos en la pasarela de París, ni que Raphael triunfe en los pubs mas in de Berlín. Si os acordáis (se que no lo hacéis, y por eso resucito el tema) hace un par de meses ya lo mencionaba en otro post: El cine español está que rompe. Empecemos:



Mar Adentro se estrena en wide release (o sea, en tropecientas salas) en un par de semanas en los EEUU, y mientras, está haciendo agostos varios por Europa. Cantidad de propaganda, una Coppa Volpi y un León de Plata, el director de Los Otros, un nominado al oscar como prota... este extraño pudding (por lo menos para los que no la han visto), que en realidad es una crema muy fina, tiene todas las de ganar, al menos entre los que no se conforman con la última de Vin Diesel o el nuevo petardo de Meg Ryan.



Spanglish es la comedia romántica de las navidades: en la última peli del multioscarizado James L. Brooks, aparte del título, tenemos a la última promesa en Hollywood made in Spain: Paz Vega. La chiquilla ex-7 vidas, que últimamente daba pena por su tierra con bodrios de la calaña de Di que Sí, se pone junto a Adam Sandler y Tea Lèoni -miedo- para interpretar a una especie de Amèlie mexicana que le cambia la vida a la gente por arte de birlibirloque. Es muy probable que sea un bodrio como los que hacía aquí, pero le habrán pagado el triple y se hará quince veces más famosa. Y van...



El maquinista es la última peli de la Fantastic Factory, y en espera de su estreno, parece que la primera buena. El film, de producción totalmente española, está protagonizado por Christian Bale (American Psycho), Jennifer Jason Leigh (Camino a la Perdición) y Aitana Sánchez-Gijón (Los 80). Están llegando buenas críticas del otro lado del Atlántico, y, como aquí nos caracterizamos por nuestra economía de medios, la peli ya ha recaudado unas cuantas veces lo que costó. Y que aprenda Peter Jackson. El pobre Bale ha perdido un 50% de su masa corporal para interpretar a un hombre que no ha dormido en un año, pero en las fotos se parece más al mítico Paco el Flaco. Pobrecito.



La moda cañí continúa, el imperio contraataca. Qué decir de La Mala Educación. Se estrenó el pasado viernes en Nueva York, y dentro de nada en Los Angeles (no todos son Amenábar, y Pedro se ha conformado con un limited release), y está gustando, como en España, pero como en los USA no hay casi católicos no ha habido protestas y esa publicidad que se ha perdido. No como en España. Que nos tengan que enseñar los yanquis, que no saben casi de nada, a tratar nuestro cine... de pena.