martes, marzo 08, 2005

MATTO MATTEO, MATTO NICOLA

Se apagan las luces de la sala. La luz naranja inunda la pantalla. Se escuchan los primeros acordes de House of Rising Sun, de The Animals... lo demás es historia. Cuarenta años de la historia más reciente de Italia, para ser más exactos. Desde el año 66 hasta la más rabiosa actualidad caminaremos junto a los hermanos Nicola y Matteo Carati, descubriendo con ellos el porqué de un título tan sugerente: La Mejor Juventud. No hay que temerle a las 6 horas largas que dura esta película (que en Italia se emitió como miniserie en la RAI), ya que menos en festivales y demás eventos se ha estrenado en dos partes -con gran éxito, todo sea dicho, y es que éste es el noveno mes de lleno en las dos salas de Madrid que la proyectan. Además, cada minuto de este relato vital se disfruta como los mejores momentos de la vida propia: sabiendo que se escapa de las manos e intentando fotografiarlo para siempre.


Marco Tullio Giordana ha hecho un detallado retrato de su generación, la primera "post-Mussolini", que a veces es tierno, distanciado, condescendiente, cariñoso, descarnado. Completamente producida por la televisión estatal italiana (para los que tantas ganas tienen de echar mierda sobre este medio) y, en vista de los resultados, con total libertad artística y expresiva. Los actores (infinitos) están todos estupendos, pero no puedo dejar de mencionar a la bellísima Jasmine Trinca -la descubrimos hace unos años como hija de Moretti en La habitación del hijo- que aguanta primeros planos de tres minutos con la audiencia suspirando por ella. Su personaje de Giorgia, además, es el más misterioso y fascinante, y siendo completamente ajena a la -gran- familia Carati, es la que viene a propiciar el reencuentro Nicola/Matteo en la mayoría de las ocasiones. Una escena la del encuentro que se repite, a lo largo de las décadas, una y otra vez como un dejà vu, mientras el país mediterráneo, que es el otro protagonista de la película, se convulsiona en los 70 o disfruta de sus "años soñados" a finales de los 80. Vamos juntos hasta Italia, que en Roma hay una casa donde siempre hay habitaciones libres.

2 Comments:

Anonymous nat said...

increible lo bien que defines todo lo que se siente cuando se ve esta película... me alegro de que la compartieras conmigo, aunque aún así me arrepiento de no haber podido disfrutarla en el cine... es lo que tiene el no estar puesta en estos temas!
"además cada minuto de este relato vital se disfruta como los mejores momentos de la vida propia: sabiendo que se escapa de las manos e intentando fotografiarlo para siempre" tremenda descripción!
un beso juancho.

2:17 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

emocionante

2:21 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home