sábado, abril 30, 2005

BEAUTIFUL NATALIE Y EL CINE POP

No ha cumplido los veinticinco, pero puede presumir de (entre otras cosas) haber participado en las dos "películas de treintañeros" más importantes de los últimos años. Me explico: no hablo de Bridget Jones ni de El otro lado de la cama, sino de unas películas -que si existe un dios deberían convertirse en género- en que el dilema principal del argumento es tener 30 años. Intentaré arrojar algo de luz sobre el tema: me refiero a Natalie Portman y a las películas Beautiful Girls y Garden State (Algo en común).
Hay muchos títulos filmados sobre el tema, pero en estos dos casos, además, la estructura es muy parecida: el protagonista vuelve de la gran ciudad (donde todos creen que triunfa pero lleva una vida de perros) a su pueblo natal. Allí se encontrará con los amigos del instituto, que forman un fresco de lo más surreal... y acabará enamorándose -en la más extraña de las circunstancias- del personaje interpretado por Natalie. Todo ello regado con una docena de canciones del mejor pop de los ochenta y noventa, y ahí están dos pedazo de películas. Por eso que, antes de entrar en materia, recomiende ávidamente las bandas sonoras de los dos films. Geniales (las pelis y sus músicas) para un domingo por la tarde.

Beautiful Girls (1996) de Ted Demme.
Timothy Hutton, Matt Dillon, Mira Sorvino, Rosie O'Donnell, Uma Thurman, Michael Rappaport, Lauren Holly, Natalie Portman.
Obra cumbre del malogrado director, que murió de un infarto a los 39 años. A sus treintaypocos, le dio por hacer una peli sobre gente de su edad, sobre la crisis que -parece ser- llega en el momento en que hay que dejar de salir por la noche, buscar pareja estable (el amor ya se va olvidando), y sentar cabeza. Todo comienza cuando Willie C. llega a su pueblo de origen en el coche de línea para la reunión de antiguos alumnos del instituto. En la ciudad tiene una novia y un (mal) trabajo como pianista, pero está contento. El contacto con sus amigos de siempre (el macarra y su perpetua novia, el salido que sigue igual, los que han formado una bonita familia) le va a hacer replantearse su treintena, y la idea de volver a vivir allí cada vez se hace más tentadora. Pero todo cambia cuando conoce a dos mujeres: su vecina de trece años -una lolita divertidísima de la que uno no puede no enamorarse- con la que mantendrá un mutuo romance platónico y una exótica vistante que le enseña mucho sobre la vida. La noche de la fiesta...digamos sólo que pasan muchas cosas, y que es un clímax tragicómico genial.

Garden State (2004) de Zach Braff.
Zach Braff, Natalie Portman, Peter Sarsgaard, Ian Holm.
Niño prodigio de la actuación que salta a dirigir un guión propio, en plan mega-indie. Y encima (¡mierda!) le sale bien. Puede ser (no estoy informado) levemente autobiográfica, porque el prota, Andrew Largeman, es un actor que malvive en Los Angeles continuamente medicado y tiene que volver tras diez años de ausencia al pueblo para el funeral de su madre. Allí descubre a una familia agobiante y recuerda por qué marchó. Tras mucho discutir consigue que su padre le retire todos los antidepresivos, que le impedían disfrutar de la vida. Aunque no sólo las pastillas lo hacían. Sus dos mejores amigos están en polos opuestos: uno cava tumbas en el cementerio y el otro patentó el "velcro silencioso" y se montó en el dólar. Para completar el tratamiento, conoce por casualidad a la chica más excéntrica del condado (una mentirosa compulsiva que tiene un cementerio de hámsters en el patio de atrás), pero son demasiado diferentes para estar juntos. Algo habrá que hacer.

No tengo treinta años y veo a mis amigos de aquí periódicamente. Pero cuando ayer -como otras veces- el tren se sumergió de lleno en la meseta castellana y volví a pisar este mi Valladolid, por un momento comprendí a Willie C. y a Largeman. Es lo que tiene volver.

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Me han entrado muchas ganas de verla. Supongo que cuando vuelva a Madrid en alguna sala seguirá, asique recuérdamelo que ya sabes como soy ;-) un besito. Vickymendru.

9:46 p. m.  
Blogger Flat Eric said...

y volver volver, volveeeeeeer
que ganas de verla
hay que joderse que asco de dinamarca el cine es prohibitivo
me voy a poner las botas cuando vuelva a madrid

1:49 p. m.  
Anonymous Iesus said...

Me parece que aunque las dos películas traten de una franja de edad similar (aunque, ¿qué diferencia puede haber entre los veintitantos de ciertas personas y los treintitantos de otras?), las dos películas tienen un tono muy diferente: en "Beautiful girls" se deja ver la pasiva opresión que un pueblo invernal deja sobre las cada vez más monótonas vidas de sus habitantes -si les quitas diez años a cada uno, te parecería normal que estuvieran en la High school-, mientras que en "Garden State" me parece que eso no está tan bien recogido (supongo que tampoco sería su intención). Realmente esta última me pareció bastante flojita -estilo "reality bites", pero mejor disimulado su vacía filosofía existencial ¿?-, aunque eso sí, Natalie Portman está realmente increíble. Su trabajo (no digo su talento) está por encima de su belleza (y mira que es difícil).

11:45 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home