sábado, junio 25, 2005

LÍNEAS PARA RECORDAR (XVI)

Leonard: Tengo que creer en un mundo fuera de mi propia mente. Tengo que creer que mis actos todavía significan algo, aunque no pueda recordarlos. Tengo que creer que cuando mis ojos están cerrados, el mundo sigue ahí.
¿Creo que el mundo sigue ahí? ¿Sigue ahí fuera?...Sí. Todos necesitamos espejos que nos recuerden quienes somos. Yo no soy diferente.



Memento (2000)
Escrita y dirigida por Cristopher Nolan

miércoles, junio 22, 2005

SIN PIEDAD POR AMOR

Alice es americana, nueva en Londres y no sabe que para no acabar atropellado hay que mirar a la derecha. Entre eso y que no puede dejar de mirar a un desconocido bastante guapo, acaba teniendo un leve accidente con un taxi. El extraño, Daniel, se siente locamente atraído por la misteriosa guiri mientras la lleva al hospital. Tiempo después se enamora, pero de la fotógrafa Anna, que lo retrata para el libro que ha escrito sobre su historia con Alice, ahora su novia. Por culpa de una ciber-broma pesada a un tercero de Daniel, Anna es acosada en el acuario por un desconocido (el médico Larry) que dice haber tenido una charla caliente con ella el día anterior. El estupor va cambiando por simpatía, y la simpatía por una atracción erótica muy poco disimulada. Ya tenemos dos parejas: Alice y Dan, Larry y Anna. Pero como ya sabemos, a Dan le mola Anna; y cuando se conozcan, Alice y Larry también van a hacer "buenas migas". Y todos ellos están dispuestos a dar la puñalada más profunda por conseguir a quien quieren. Esto es sólo el comienzo de la espléndida Closer.

La obra de teatro del mismo nombre triunfó durante años en las carteleras de Londres (quinta protagonista de la historia) y Broadway, y siguiendo la ruta natural -de ganar pasta-, el propio autor (Patrick Marble) la adaptó para el cine y vendió el guión a Columbia. Alguien con mucho ojo -quizá el propio escritor- se lo pasó a Mike Nichols (El Graduado, Armas de Mujer, Angels in America) que aceptó dirigirla para regresar a su medio natural, el cine. Los actores, como podéis ver, son de lo mejor y de lo más variado: para todos los gustos, pero los cuatro intérpretes están en uno de sus mejores momentos. Clive Owen (que tiene muchas pelis a sus espaldas y en el Reino Unido es una celebridad) es un descubrimiento a tener en cuenta. Su próximo título en España, la esperada Sin City.

Una peli fría, distante, desasosegante. Al salir del cine sentí que no me había gustado. Craso error: lo que no me gustaba era la sensación amarga que me dejó. Esto lo descubrí reparando en las ganas que -como buen masoquista emocional- tenía de volver a verla. Hace unos días la conseguí en DVD y, efectivamente, es una gran película. La temática es la más trillada de la historia del cine, pero la forma de tratarla (estilo, claridad del discurso, interpretaciones y diálogos) son de los que se encuentran de poco en poco. Desconozco si la canción de Damien Rice The Blower's Daughter fue escrita expresamente para Closer, pero como si sí. Poned el e-mule a bajar ya, si no es la peli, que sea su tema principal. Su origen teatral se deja ver en el reducido número de secuencias (12 o 13) y en la importancia crucial de lo que se dice y, como consecuencia, de lo que no. Pero es cine, cine del bueno. Una de las cosas que más me gusta es que entre secuencias pasan siempre, como mínimo, cuatro meses. Son cuatro historias de amor y sexo contadas sólo a través de sus peores momentos. De los más importantes, al fin y al cabo.

sábado, junio 18, 2005

VUELVEN


Sin Bryan Singer, pero vuelven.

viernes, junio 17, 2005

TESTIGO MÚLTIPLE

Me llega de la parte no sociópata de Sociopatía empáticA (lo vi en su momento, pero no ando muy bien de tiempo últimamente) el relevo en esto de hablar de música y libros, y yo que soy muy aplicado pues relleno el formulario. Al fin y al cabo, dos primas hermanas del cine como son estas disciplinas no están fuera de lugar aquí. Muchas gracias a Arcángel porque ya me estaba empezando a sentir el pardillo de la clase al que nadie le pasaba la bola. Ah no, espera, es que yo era ése. Cómo es esto de la popularidad. Vamos al turrón:

Tamaño total de los archivos de música en el disco duro: 3,8 GB. No soy yo de bajar cosas a carretilladas, además con lo que me dura a mí la obsesión por una canción...pa' qué mas.
Último disco que me compré: Ni me acuerdo, pero puede que fuese el Luna Park de Kìla (musiquilla celta) como regalo para mi padre, aunque lo pongo como mío porque de verdad que no recuerdo, esto de internet es lo que tiene, que me he convertido en el Thomas Crown de los archivos musicales.
Canción que estoy escuchando ahora: En el Río de Amaral, para no variar...
Canciones que escucho mucho (10 sin ningún tipo de orden ni jerarquía):
Such Great Heights de The Postal Service
Mediterráneo de Joan Manuel Serrat
Nasío pa' la alegría de Estopa
Sultans of Swing de Dire Straits
Come Together de The Beatles
La Casa por el Tejado de Fito y los Fitipaldis
House of Rising Sun de The Animals
Moriría por Vos de Amaral
Imitation of Life de REM
Build me Up, Buttercup de The Foundations

Libros leídos durante el año: No llevo la cuenta, pero supongo que la media es de un libro cada dos semanas o así. Por supuesto sin contar los panfletos políticos/libros de instrucciones que nos obligan a leer en clase.
¿Librería o biblioteca?: Librería, como con las pelis, me gusta poder volver al libro en cualquier momento. Y lo de prestar tampoco es que sea un objetivo, pero se tercia bastante...
Último libro comprado: Rebelarse Vende, de Andrew Potter y Joseph Heath. Es un ensayito sobre el negocio contracultural que me compré el domingo en la feria del libro y me está gustando bastante.
Último libro acabado: Detrás de Los Simpson, de Pablo Marín. Estoy con los ensayos varios últimamente. Pero este era una puta mierda. Una crítica a los Simpson más vista que los idem, y que deberían regalar con La Razón, porque se le veía el plumero al autor una barbaridad. Todavía estoy por encontrarme con una crítica a esta serie bien hecha. Y eso que hay bastante que criticar. Que conste que soy fan, eso sí.
Libro que leo en este momento: el último que compré.
Cinco libros que perduren en mi memoria y/o me hayan marcado de manera especial:
Calista la Lista (no recuerdo el autor, pero era de la colección Leo-Leo)
Lolita de Vladimir Nabokov (este ya fue de más mayor)
Alicia en el País de las Maravillas y Alicia a través del Espejo de Lewis Carroll (NO son libros infantiles, y si lo son no sólo)
Las Vírgenes Suicidas de Jeffrey Eugenides
El Nombre de la Rosa de Umberto Eco

Pues esto ya está. De verdad parece que lo ha hecho hasta Rita ya, pero (si les da por leerme y les apetece), Gustavo, Natalia (que se yo que en los fotologs también se lleva) y Erlik podrían ser los siguientes. Cambiando de tema, en nueve horas me examino de tecnología, y yo aquí haciendo esto...que Dios me pille confesado.

martes, junio 14, 2005

MI PRIMERA VEZ

Resulta que en el fanzine underground Chud.com hacían hace poco un ránking titulado algo así como "100 películas que merecen más amor". Es una lista de títulos de los 70, 80 y 90, que por unas razones o por otras (malas críticas, fracaso comercial, género) pasaron por la historia del cine sin pena ni gloria, y no recibieron el reconocimiento merecido. Una vez leída del todo, tengo mis más y mis menos con esta lista, pero he encontrado un título muy especial para mí. Una de mis pelis de cabecera, a día de hoy: Gremlins 2.
Para empezar, porque fue mi primera película en pantalla grande. No estoy seguro de si mis padres me llevaron al cine durante los últimos ochenta, pero con toda claridad recuerdo ésta -1990- como mi primera experiencia cinematográfica completa (que mal suena esto). Lo primero, gracias a ellos por no ir a aquella celebración -desconozco las razones-, e irse con el niño, que como mucho tenía seis añitos recién cumplidos, a los Roxy de la calle María de Molina. A veces me asusto de la memoria selectiva que tengo. Durante los últimos años me he enfrentado a productos audiovisuales que adoraba en mi infancia, y la sensación ha sido de desengaño total casi siempre. Menos casos concretos (La Bola de Cristal, Fraggle Rock o esta película) la mayoría de las bondades de estos mitos de infancia se las había añadido mi imaginación desbocada y la cantidad de años sin verlos. Es toda una alegría, de vez en cuando, encontrarse con una opinión con la que sentirse tan identificado con respecto a algo con lo que a veces pensaba que era el único en el mundo en defender. La peli (ayer y hoy) me hace reír, me asusta, y me sube la adrenalina. Y de pocas puedo decir las tres cosas. No sabían papá y mamá que en esa peli de entretenimiento gamberro, tan inocua en apariencia y que tanto miedo me dio al principio (buena señal casi siempre), estaban creando un monstruito cinéfilo de su hijo menor. Puede parecer demasiado anticipado, pero viendo a los gremlins hacer de las suyas empecé a apasionarme por la imagen en movimiento. Gracias por el link a Las Horas Perdidas. Traduzco de Chud como buenamente puedo:

Gremlins 2 (1990)
Joe Dante es la clase de genio freak enloquecido que debería ser conservado en plástico transparente para las futuras generaciones. Toda su carrera ha sido infravalorada, aunque no más que esta maliciosa secuela de su éxito Gremlins de 1984. Totalmente diferente al original en cada uno de los aspectos, Gremlins 2 son dibujos animados de carne y hueso, un sprint (que funciona con combustibe ACME) con más chistes visuales, juegos de palabras y humor privado de los que debería ser seguro empaquetar en 106 minutos. Se cargó la posiblemente interminable franquicia, incumpliendo la ley de que los "retornos" deben ser más moderados que el original para no dejar las series infértiles. Y nos dejó con una de las películas más exhaustivamente anárquicas que Hollywood haya dado nunca. Si tienes una apreciación fundamentada de la ciencia-ficción, fantasía, terror, cómics, dibujos animados y cine en general, entonces deberías adorar esta locura con todo tu corazón. En un universo freak paralelo, Dante es tan importante como Spielberg.
La Defensa: Prueba que cuando no le das al público lo que quiere, les tocas mucho las narices -incluso si lo que les das es mejor de lo que merecen.

lunes, junio 13, 2005

PARÍS, JESSE Y CELINE

Qué triste se quedó Jesse en aquel andén vienés cuando, seis meses después de su primera cita -como habían quedado-, Celine no se presentó. O eso hemos de creer, porque allí no estuvo nadie para filmarlo (ni el propio Richard Linklater, padre de estas criaturas).


El caso es que nueve años después (estamos en 2004) las cosas han seguido un curso bastante distinto del que nuestros héroes románticos hubieran deseado. Y yo como espectador, para qué vamos a engañarnos. Al primero que encontramos es a un Jesse escritor, bastante delgado y envejecido. Está en París terminando la gira de presentación de su último libro (This Time, una detallada y nostálgica crónica de aquella noche estival en centroeuropa) en la típica librería grunge, llena de polvo y de gafapastas de cualquier gran ciudad. Pero entre sus incondicionales y la prensa literaria aparece una gran sorpresa, un blast from the past: Celine. Tampoco es tan raro encontrarla allí: es una chica de mundo, pero como supimos en el 95, su París natal le tira mucho. Como Jesse confesará más tarde, uno de los principales objetivos del libro era reencontrarla. Objetivo conseguido...demasiado tarde, quizás. Cuando eran jóvenes tuvieron una noche entera, pero las cosas cambian y ahora sólo tienen el tiempo que dura la película, unos escuetos ochenta minutos, para exponer sus respectivas razones. Nunca segundas partes fueron mejores.
No en vano acaba esta película con el anochecer: es la versión crepuscular y amarga de su antecesora. Es consciente de que es una secuela, y esa declaración de principios (que se hace en los primeros cinco minutos) la hace muy respetable. Jesse y Celine han acumulado primaveras y sinsabores: el primero está infelizmente casado, aunque su matrimonio le haya dado la (¿segunda?) mayor alegría de su vida, un hijo al que quiere con locura. Celine quiere hacer ver que es la desenfadada joven de entonces, pero quizá su problema ha sido ese: la imposibilidad de evolucionar, estancada en el recuerdo del gran amor transoceánico. La culpabilidad que siente por no acudir a la cita que hicieron también se va a dejar notar. Todo ello, Antes del Atardecer.



Para esta película, el guión -gran acierto- lo escribieron a pachas Linklater, Delpy y Hawke. La armonía entre esta tríada se deja notar en esta historia que mira mucho al pasado, a los diez años que han transcurrido. Cuando el final se acerca, los personajes parecen recordar sus veinte años tan bien que se atreven a hacer lo que entonces era costumbre: pensar en el futuro. E incluso puede que darse la segunda oportunidad que se prometieron junto al Danubio.

sábado, junio 11, 2005

LÍNEAS PARA RECORDAR (XV)

Willie C.: Te miro y sólo pienso lo asombroso que es que ahí fuera haya un tío que hace todo ese tipo de cosas contigo. Consigue hacerte feliz y pasa las tardes contigo...
Andera: ...me prepara martinis, escuchamos a Van Morrison...
Willie C.: ...huele tu piel...
Andera: ...después de un día en la playa.
Willie C.: Sí, y leéis juntos el periódico...
Andera: ...los domingos por la mañana...
Willie C.: ...un lluvioso domingo por la mañana, y llena tu ombligo de diminutos besos...perdón.
Andera: El que caso es que ahí fuera hay otro tío que piensa lo mismo sobre Tracy y está celoso de tí porque haces todas esas cosas con ella.
Willie C.: Déjame que te pregunte algo: ¿se te ocurre algo mejor que hacer el amor con un atractivo desconocido...con la única iluminación de una lámpara de aceite? ¿Puedes imaginar algo mejor?
Andera: Volver a Chicago. Martini con hielo. Van Morrison.
Willie C.: Periódicos dominicales. Lo cojo.



Beautiful Girls (1996)
Escrita por Scott Rosenberg - Dirigida por Ted Demme

domingo, junio 05, 2005

CELINE, JESSE Y VIENA


Hace más de diez años, el -ahora respetado- director Richard Linklater pasó una noche paseando por Philadelphia y hablando (de lo divino y lo humano) con una mujer que acababa de conocer. Ignoro qué fue de ellos como pareja, pero se que él tuvo la necesidad de escribir un guión con todo lo que le había inspirado esa noche: la casualidad de conocer a tu otra mitad, la necesidad de mantener esa primera conversación para siempre, la primera despedida. En 1995 las conversaciones interminables y el paseo nocturno se hicieron realidad, y se estrenaba Antes del Amanecer. Las cosas habían cambiado un poquito: los protagonistas eran ahora Jesse y Celine, un turista americano y una estudiante francesa que, por casualidad, se conocen en el tren Budapest-Viena. Ella regresa a París, pero conectan y deciden pasar juntos en la capital austríaca la última noche de Jesse en Europa. Poco más puedo contaros, ya que aquí empieza una de las historias de amor más peculiares y bellas del cine de la generación X -de la que tanto se habló hasta que supimos que no era nada-, que no esconde ninguna sorpresa. Ahí reside su grandeza. No nos engañemos, la historia es tan utópica como la de cualquier otra película romántica, pero la sencillez de la narración y lo bien definido de los personajes la hacen un 300% más creíble e interesante que la media. Junto a la belleza de Viena y al buen guión (de Linklater y Kim Krizan) aparece el tercer pilar que hace una pequeña joya a esta película: los protas están interpretados por un par de actorazos. Ethan Hawke, al que conocimos de muy joven en El Club de los Poetas Muertos para pronto convertirse en el niño prodigio del cine indie es Jesse, y la sublime actriz francesa Julie Delpy (que lo mismo hace Blanco con Kieslowski que Un Hombre Lobo Americano en París) da vida a Celine.
Una hermosa peliculita para disfrutar, con amigos o pareja, en su versión original, y emocionarse un poco bastante. Aunque la historia es universal y atemporal, la gente que coincida en edad o gustos con Delpy, Hawke o Linklater puede descubrir millones de referencias culturales de la época. Quién coincida en edad con los protas, podrá soñar durante una hora y media que a él/ella también le puede pasar.

Lo grande del primer encuentro es que sólo se produce una vez. A medida que la noche avanza en Viena (y se acerca el terrible momento en que Jesse tenga que tomar su avión, al amanecer) el amor se va haciendo más fuerte. Lo que a pocos les cuesta años y muchos no consiguen en la vida, se va dando en unas pocas horas...pero a la vez va creciendo el miedo. El miedo de intercambiar teléfonos y que las llamadas vayan mermando, o verse un par de veces más y decidir que aquella noche no fue más que un bonito espejismo, se cierne sobre los dos. Se llegan a plantear el uno al otro no verse más, y conservar para siempre éste como uno de los más bellos pasajes de sus -hasta entonces- cortas vidas. Pero en una despedida auténtica, junto al tren a París de Celine (el director prefirió la fotogenia de una estación ferroviaria frente a la frialdad de un aeropuerto), se prometen, casi desesperadamente, volverse a ver, en ese mismo lugar, seis meses después. ¿Se reencontrarán Jesse y Celine?
Pues sí, pero en París y nueve años después. Yo no os haré esperar tanto, pero mejor lo dejamos para otro día.

jueves, junio 02, 2005

YA ESTÁN AQUÍ...



Hay que ver cómo son los americanos. Pueden no tener una peli hecha -ni siquiera escrita-, pero como buenos industriales saben que hombre precavido vale por dos. Y así nació en fenómeno de los "Teaser Poster", esos carteles que aparecen meses o años antes que la peli en cuestión, pero que sirven para ir creando expectativas y poner en marcha el fenómeno del bocaoreja "¿sabes que van a hacer la peli de...?". Para empezar por lo peor de esta miniselección, aquí esta el (adelantadísimo) anuncio de The Ring: Rebirth (que no se sabe muy bien si será secuela o precuela). La cosa es que -confirmada ya su oficialidad- es una cutrez como la copa de un pino, que ni que lo hubiesen hecho con el photosop de la señorita Pepis. Más de dos años tienen para ir currándose un poco más la promoción. Menos mal.



Tampoco es para tirar cohetes la primera promoción que nos ofrece la Warner de la cuarta entrega de las aventuras del joven mago: Harry Potter y el Cáliz de Fuego llegará a las pantallas inaugurando las próximas navidades, y en la web que el teaser indica, se puede ver el tráiler, que alienta bastante más. "Tiempos difíciles se aproximan, Harry". Que se lo digan -lo de los difficult times- a la Rowling, que entre derechos de autor y preventas del sexto libro este año va a superar a Bill Gates en las listas de los más ricos, como siga así. Para el que diseñó este cartel (que no se si era consciente de que se colgará en cines de todo el mundo): ¿era necesaria la chaqueta atada a la cintura?



Éste ya me gusta más, mira. Y la verdad es que tengo bastantes ganas de ver la peli. Sabiendo que es de Spielberg (tan irregular) y con Cruise (tan mediocre) el riesgo de que sea una cagada es elevado, pero me gusta vivir peligrosamente. La verdad es que la novela de H.G. Wells La Guerra de los Mundos se merece una adaptación digna al cine, ya que la que existe de momento... Su derivado más famoso hasta la fecha fue la transmisión radiofónica del libro por parte de Orson Welles en los 30, que sembró una paranoia masiva y por la que fue procesado. El rollo del póster en plan serie-B cincuentera (han cambiado la tipografía porque la primera versión era una especie de calco a Ben-Hur) me inspira bastante confianza... no me la eche usted a perder, Steven. A parte del teaser será el poster normal, porque a finales de mes la peli se estrena mundialmente. Este hombre se da una prisa, en navidades ya estrena otra. A ver que tal.



Poco han tardado en hacer la secuela en este caso. La revelación del año pasado fue una peliculilla de terror independiente titulada Saw (Sierra), y en otoño llegará Saw II. La mano amputada de la primera ha sido sustituida por dos graciosos dedillos que no indican nada bueno -me refiero a la trama. Como dice un amigo mío, qué poco tardan en emputecerse las cosas. Seguro que la calidad de las sucesivas "saws" va descendiendo (en relación inversa a la cantidad de público) y esto se convierte en un nuevo Viernes XII o Pesadilla en Elm Street.



Para terminar os dejo con el esperadísimo Código Da Vinci, una de esas cintas que tienen asegurado el taquillazo. Para empezar porque la novela ha sido todo un fenómeno social (y económico, claro). Y para seguir porque dirige Ron Howard, un experto en aunar público y óscares. Está en pleno rodaje -ahora concretamente en París- y la van a protagonizar Tom Hanks, Audrey Tautou, Ian McKellen o Paul Bettany, entre otros. Ésto es un teaser poster bien hecho. Sin usar una imagen de la peli (que es que no hay, no por otra cosa) han hecho un montajito bastante sugerente y que, si te fijas, lleva el nombre del prota escrito al revés. Los fans del libro (yo lo tengo en la lista de tareas pendientes) no desesperéis, que un año pasa muy rápido. Si no fijáos lo poco que le falta a Puñaladas para su primer aniversario. ¡Ay! Como pasa el tiempo oye. Nos vemos en los cines.