jueves, enero 19, 2006

SIEMPRE NOS QUEDARÁ WYOMING

Ayer se preestrenó en mi facultad -que no todo allí va a ser inmundicia- el nuevo film de Ang Lee Brokeback Mountain, subtitulado en nuestro país En Terreno Vedado. Lo único que la prensa da a conocer sobre esta peli cuando habla de ella (últimamente bastante, porque se estrena mañana y porque se ha llevado cuatro Globos de Oro) es que es la historia de dos vaqueros gays. Y, siendo aceptable, no me parece una descripción acertada de lo que el espectador va a ver. Quizá sea mejor para el que no ha visto la película que la que voy a hacer yo, pero una vez hecha la advertencia, diré que Brokeback Mountain es la historia de un hombre, Ennis del Mar (Heath Ledger, el descubrimiento interpretativo del año), a lo largo de veinte años de su vida. Cierto que también acompañamos en sus peripecias a Jack Twist (Jake Gyllenhaal), el amor de su vida, y a las esposas de ambos, interpretadas con solvencia por Michelle Williams y Anne Hathaway, pero el espinazo de esta narración, además de ser el primero en aparecer y el último en irse de cuadro, es el personaje de Ennis, y la fortísima pero sutil -que difícil es conseguir esto- evolución del mismo.

La narración comienza el año 1963, en lo más profundo de la América profunda. Dos jinetes comienzan a trabajar juntos cuidando ovejas durante un verano en el inhóspito/bellísimo paraje que da nombre a la peli. La indiferencia se convertirá en amistad, y la amistad en algo más. Pero tras el verano los personajes vuelven al mundo real, la magia se rompe y sus vidas comienzan a ir "por donde deberían". La dicotomía que se establece entre los dos no puede ser más clara. Jack es el más abierto, no tiene miedo de mostrar sus sentimientos (al otro, claro está), y está dispuesto a hacer lo posible por ser feliz. Ennis tiene un gran problema: la incomunicación. Es incapaz de sacar lo que tiene dentro. Que el gran amor de su vida sea un hombre no ayuda nada, y más cuando su personalidad está castrada desde que vio algo terrible siendo un niño.

Ang Lee ha demostrado que un director chino puede enfrentarse a la Inglaterra decimonónica, a los suburbios de Maine en los 70, o -ahora- al Wyoming rural y salir airoso. Mucho mejor de lo que bastantes compañeros anglosajones lo habrían hecho. Con la ayuda de la foto de Rodrigo Prieto (21 Gramos), de un guión concebido en estado de gracia y de los maravillosos paisajes canadienses donde se rodó, el autor de la infumable Hulk se redime y casi toca el cielo. El "casi" es porque los Oscar no han sido todavía. Es ésta una película potente, tristísima, que se va ganando al público por momentos hasta un clímax emocional de los que hace tiempo que no veíamos. La homosexualidad no es un tema como tal en la película, y si esto no queda claro ahora lo hará cuando la veáis. Puede que no le guste a todo el mundo, pero a muchos os va a maravillar. Despues de tanto bombo como se le había dado al film desde hace un tiempo, tenía en mente odiarlo y hacer una crítica mala para salirme de la generalidad. Pero me lo han puesto imposible. No hay innovación estética o temática en esta película, pero es que los clásicos no necesitan de eso. Si es cierto que otras me han gustado (divertido, sorprendido) más, ésta es la mejor lección de cine y vida que he recibido recientemente.

3 Comments:

Blogger Nat said...

uy que bien porque ayer fui a ver la peli y estaba deseando que hubieras hecho ya un post sobre ella para comentar.
pues me gustó mucho mucho mucho mucho. Para mí es una historia de amor muy triste, lo de que sea entre dos hombres es lo de menos. Me encantó. Aunque tiene narices que vaya al cine a ver lo que en mi vida es algo tan comun...jajaja

sientete orgulloso de mi juancho, que hoy también voy al cine, a ver king kong,que ya es hora. Y es que entre el plus y esto me estoy tragando más cine...
un beso,mua

1:18 p. m.  
Blogger Ann O'Nadada said...

Muy bien dicho todo!

12:47 a. m.  
Anonymous NACHO said...

juer juancho, iré a verla, como la has puesto...

(no se qué coño hago aqui con un examen el martes debería estar durmiendo)

2:59 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home