martes, febrero 21, 2006

MISCELÁNEA PREVACACIONAL

He tenido esto bastante abandonado el último mes (aunque hace poco anuncié que volvía a la actividad regular), pero ya me conocéis, supersosegado. Como mañana me voy de vacaciones a Italia -no me canso de escribir esto- y luego voy a andar unos días por Valladolid, el blog va a estar en el limbo hasta primeros de marzo, cuando ya haya que comentar los Oscar. He recuperado la sana tradición de frecuentar la videoteca de mi facultad, que si vivís en Madrid deberíais visitar porque esta muy muy bien, y he ido un par de veces (ya podían haber sido más) al cine porque estamos en plena temporada de premios y se estrenan como churros pelis de calidad aceptable, algunas incluso buenas, cosa que no se puede decir del verano, cuando tengo horas y horas libres para acudir a las salas. Por eso no me quería ir sin darle un rápido repaso a los productos audiovisuales que más me han llamado la atención últimamente. Me meto en harina porque veo que se me escapa el avión:

Wilbur se quiere suicidar es una película pequeñita, danesa pero rodada en Escocia y realizada por Lone Scherfig, directora que logró bastante reconocimiento con la dogma Italiano para principiantes. Mientras que aquella no me convenció demasiado, Wilbur me ha encantado por lo tradicional que es: un cuento muy sencillo de un joven cuyo intento de suicidio desencadenará cambios en las vidas de todo el que le rodea, y estos cambios a su vez le van a cambiar a él muy profundamente...yo no lo explico muy bien pero merece que le echéis un vistazo. Gran interpretación la de Jamie Sives, el prota, y de la omnipresente en el cine británico Shirley Henderson (que tras Bridget Jones o Harry Potter se luce un poco como actriz).
Crash me ha gustado lo justo. No es una película mala pero se habla de ella como la nueva Vidas cruzadas, la nueva Traffic y muchas cosas nuevas. Y es una especie de Amélie meets COPS que será nuevo, pero a ratos largos no funciona, por lo menos conmigo. Se que a muchos que me leáis os habrá gustado...pues poneos un blog o algo. Si en algo gana BBM a ésta (aunque no sean comparables compiten por muchos premios) es que Brokeback no pretende ser nada nuevo y así, sin intentarlo, nace como única en su especie.
Ahora, que ni se os ocurra ver el largometraje español Los Nombres de Alicia. Es que es mala hasta decir basta. Yo también soy un poco kamikaze, la vi porque tenía una nominación a los Goya, la de mejor sonido. Y sí, nada que objetar al sonido. Pero la historia, las interpretaciones, la dirección, los diálogos...vaya mierda. De esas películas que te pones a pensar si, durante el rodaje o la pospro, nadie reparó en la cagada en la que estaban gastando los millones (algunos de ellos del ICAA). Ni siquiera es mala de echarse unas risas, es un rollo macabeo que no hay quien lo aguante hasta el final. Bueno, yo. Se que no la ibáis a ver de ninguna de las maneras, pero más vale prevenir.
Jarhead es una película interesante. Es como un ensayo sobre las guerras recientes, y, más sutilmente, sobre las películas bélicas. A ratos aburre, pero nunca sabes si es que falta ritmo o te sientes identificado con los soldados de una guerra (la Primera del Golfo) que nunca llega a estallar en el desierto pero que no por ello deja de ser devastadora. A Sam Mendes se le puede pedir más, pero los intérpretes (Jake Gyllenhaal, Jamie Foxx y Peter Sarsgaard) lo hacen bastante bien.

No había hablado de ella pero aprovecho su reciente BAFTA a la mejor película inglesa para reivindicar Wallace & Gromit: La maldición de las verduras. Utiliza el stop-motion con menos trampas que La Novia Cadáver y al servicio de un mejor guión. Si ya conocéis, aunque nunca es tarde, a los personajes del perro y su dueño -de sus cortos-, seguro que no os pilla de nuevas el humor surrealista/inglés (términos que muy a menudo van de la mano) que manejan. Si no, esta puede ser la ocasión. Quizá el premio a mejor peli británica debería haber sido para la gran El Jardinero Fiel, de la que no hablo ahora porque le dedicaré post. Pero es que Wallace y Gromit son taaan ingleses, y ya sabemos lo que les gusta a los hijos de la Gran Bretaña besarse el culo cuando se llegan.
Para ir acabando (aunque se que me dejo mil cosas) ayer fui a ver Los tres entierros de Melquíades Estrada, sobre la que no tenía grandes esperanzas, y que me sorprendió muy gratamente. El género es el que se ve en las imágenes, una especie de road-movie fronteriza, pero no esperaba ese humor tan presente y esos personajes tan entrañables (casi) todos ellos. Parece que Clint Eastwood tiene sucesor en lo que se refiere a tipo duro de la interpretación metido a director de cine (bueno) en Tommy Lee Jones.
Ahora me faltan Buenas Noches y Buena Suerte, Capote, Transamérica...el 17 de marzo se estrena Volver, para la que cuento horas, minutos y segundos. Y una última reclama al cielo: ¿Cuándo coño pretenden los de Disney -que tienen los derechos- estrenar en españa la última peli de Hayao Miyazaki, El Castillo Móvil de Howl? Que es que la han visto ya hasta en el último cine de Qatar, y su anterior obra maestra, El Viaje de Chihiro, no fue mal del todo en la taquilla española. No se cuando la veremos, pero parece que el genio de la animación japonesa ha vuelto a sentar cátedra.

sábado, febrero 18, 2006

LÍNEAS PARA RECORDAR (XXI)

(últimas líneas)
Narrador: 28 de septiembre de 1997. Son exactamente las once de la mañana. En la feria, cerca del túnel del terror, la amasadora de caramelo está amasando. En ese momento, en un banco de la plaza de la Villette, Félix Lerbier aprende que hay más uniones en su cerebro que átomos en el universo. Mientras tanto, en el Sacré Coeur, las monjas practican su revés. La temperatura es de 24 grados centígrados, la humedad del 70% y la presión atmosférica de 990 milibares.

Amélie(2001)
Escrita y dirigida por Jean-Pierre Jeunet

jueves, febrero 09, 2006

SCHNECKENTRAUM

Estoy vaguísimo y no me apetece naaada postear. Además ya he escrito suficientes folios en la facultad esta semana... y todavía me queda la siguiente. Por eso sólo quiero haceros una recomendación: si tenéis quince minutos de vuestra vida libres (se que algunos que os tomáis las carreras muy en serio, ni eso) ved el cortometraje El Sueño del Caracol.
El autor es Iván Sainz-Pardo, un vallisoletano que lleva linkeado aquí bastante tiempo, que estudió cine en Munich y al que no le fue nada mal. Este es uno de los cortos que hizo allí, en tierras germanas, del que no os voy a contar nada. Algunos ya lo habéis visto (hasta lo han incluido en uno de los dvd de la fnac), y coincidiréis conmigo en que después de verlo es mejor que no te cuenten nada. "¿Cómo hablar...?". Tranquilos que tiene subtítulos en castellano.
Lo podéis ver aquí.

jueves, febrero 02, 2006

GAFAPASTISMO GANA GOYAS

Ay, la ceremonia de los Goya...llevo toda la vida viéndola, soy adepto a ella desde hace más tiempo que a los Oscar (entre otras cosas porque son codificados y a las mil), cumplo años con ella, veinte ahora... Y siempre ha sido una puta mierda. ¿Pero qué le pasa a la gente? Parece que este año toda la hispanidad se ha puesto de acuerdo para ver los Premios Anuales de la Academia -que así es como se llaman, en un derroche de originalidad- y criticarlos. Puede que Rosa María Sardá les diese una gracia semejante a los Billy Crystal o Whoopi Goldberg de los Oscar, pero la gala ha sido siempre una cutrez y lo será por bastante tiempo, de momento. ¿Alguien quiere una ceremonia a lo Dorothy Chandler Pavillion? Dadme diez mil millones de pesetas (estimación) y el año que viene la monto yo, que pongo hasta farlopa de regalo con el programa de mano. Y es que no es lo mismo que te vean una décima parte de la población mundial que un millón escaso de personas.
Conozco de sobra los argumentos de que una gala de postín aumentaría el interés por nuestro cine, produciría muchos beneficios para una tele que cada vez ayuda menos a la industria fílmica y todas esas cosas, pero tampoco es plan gastarse el presupuesto de todo un año de hacer películas en darles premios. El lunes en el telediario de la 3 escuché por enésima vez lo de "fue una gala fría e interminable" y por enésima vez estuve de acuerdo, pero lo cierto es que me gusta ver los Goya porque me gusta el cine español, o por lo menos no lo rechazo de entrada por ser español (prejuicio cinematográfico que tengo que reconocer que guardo hacia alguna nacionalidad). La ceremonia (por llamarla de alguna manera) fue larga, repetitiva -como toda entrega de galardones- y con poca gracia, y el motivo de que la presentase Resines -que como actor tiene alguna cosa buena, pero como showman cero patatero- descubrí el lunes en EPS que era "que siempre está disponible". Pero vamos, Antonio salvó su parte dignamente al lado de su compañera. Lo de Concha Velasco (me da un poco de vergüenza que esta tía sea pucelana) es que no tiene nombre. ¿Como permitió que su presentación inicial fuese ese clip salchichero en el que cantaba "comunicando" hace trescientos años?. Y el vestido de Escarlata O'Hara que se calzó para la segunda mitad ya fue antológico.
Los premios...hay que reconocer que el nivel medio de este año era bajo, pero por lo menos no había una Mar Adentro cuyo título se pronunciase cada cinco minutos con música de CasioTone de fondo, lo que le daba una mínima emoción al asunto. La mejor peli de la Coixet, esa entrañable gafapasta, para mí es Mi Vida sin Mí, pero está bien que se la reconozca por primera vez como una de las directoras "de primera división" de nuestro cine. Porque aunque haga las pelis fuera y en inglés, sus pelis son españolas, que parece que la gente no entiende esto. No es el caso de El Reino de los Cielos, que porque la empresa de catéring y dos caballos sean de huesca ya optaba a un Goya. Comentar que me jodió un poco que mis dos favoritas, Obaba y El Método sólo se llevasen un cabezón cada una, pero por lo menos no se las dieron a Princesas, un rollo trilladísimo y una peli normalita. Eso sí, el premio de interpretación a Candela Peña era necesario, era dárselo por esta peli o darle un honorífico, y la muchacha es muy joven para lo segundo. Tapas se llevó la dirección novel como todos esperábamos, y aunque no es la gran película de la que muchos hablan es una ópera prima muy decente. Esperamos que Corbacho y Cruz no se duerman en los laureles y ahora que son famosos hagan HomoZapping: la película o algo así. Decir, porque se que algún bloguero lo duda, que Match Point es una peli inglesa, y se llevó con méritos y limpiamente el premio a peli europea.
Pues eso, que acabó el camino de cabras hacia los Goya y comienza el Road to the Oscars. Y con Alberto Iglesias nominado, por fin. Que conste que lo vaticiné yo el miércoles pasado. Ya hablaremos de las nominaciones, pero Capote, Brokeback Mountain, Transamerica...este año no les ha tocado a los negros, ¿entendéis?