jueves, junio 15, 2006

CARAMELO DURO (Y EN BARRA)


Cuando llevas mes y medio sin publicar una crítica te das cuenta de que se te ha acumulado el trabajo; en mi caso, esa sensación se combina con otra de extraña seguridad sobre la película que quiero comentar. No se si será por reciente, por impactante, por polémica o, simplemente, por buena, pero el caso es que esto se inaugura con una crítica (espero que completamente libre de spoilers) de Hard Candy. Una conversación por chat: un adulto y una niña de 14 años, que parece que tiene más por su forma de hablar/actuar, que quedan en una cafetería. Un café más cargado de tensión sexual que toda la filmografía de Larry Clark. Y un viaje en coche hacia la casa de él. Hasta aquí puedo leer.
La historia del director ya la hemos visto más veces: David Slade era un triunfador en el mundo del videoclip pero el artistilla gafapastero que llevaba dentro le dijo que eso no era suficiente y se decidió a buscar financiación para su primer largometraje, que acabaría por ser esta joyita. Una analogía con Cómo Ser John Malkovich y Spike Jonze o Human Nature y Michael Gondry.
La historia le da una vuelta de tuerca al cuento de Caperucita Roja -esto no es que lo haya descubierto yo, no hay más que mirar el cartel- y a los quince minutos de película nos van a dejar de engañar para plantearnos las cosas tal como son: sin revelar nada del argumento, diré que los tres cuartos de hora finales (mucha película, casi toda) son de una violencia y una tensión extremas. Yo al menos, me revolví en el asiento, llegué a apartar la mirada y perdí unos tres kilos en sudores fríos. Y el mérito del guión (de Brian Nelson) y la dirección es que no se ve nada. No hay imágenes desagradables ni ultrasangrientas, sino que todo está en el ambiente, en la perturbada mente de los protagonistas y en la turbada mente del espectador. En vez de optar por el estilo de violencia Tarantino -que a los americanos ya ni fu ni fa-, el dire ha sido listo y ha optado por el europeo estilo Haneke. Lo cierto es que los tíos lo pasamos peor que ellas viendo esta peli: no sólo por aspectos fisiológicos, que también. He hablado de la película con muchos chicos y con alguna chica (con mi hermana por ejemplo, con quien la vi en cine) y hay una concepción moral muy distinta de lo que está pasando durante la película dependiendo en el bando en el que te sitúes. Y más de lo que pasa en última instancia.

Esto me lleva a la principal polémica que ha surgido con la película: se critica que haya una ideología ultraconservadora (fascista se han atrevido a decir algunos) detrás de esta historia. Quizá si se ve como una fábula moralizante -y la forma a veces puede llevar a ello- es cierto que el mensaje no sería muy constructivo, pero no es esta una peli para niños. Hay que mirar más allá, e intentar desenredar esta retorcida historia, para ver que no hay más "mensaje" (si hay alguno) que el de "mira con quién te juntas". Nos lo llevan diciendo nuestras madres toda la vida y nadie las acusa de nacionalsocialistas. Lo demás es entretenimiento masoquista puro y duro: efectismo del bueno por encima de todo. Todo aspecto visual de Hard Candy está diseñado para impresionar, desde el minimalismo inocente de los títulos de crédito, pasando por la foto hasta la dirección de arte, sobre todo en lo que se refiere a la casa y a las fotos de la discordia que cuelgan en las paredes.
Para terminar, el aspecto más manido en las críticas de esta peli, y con toda la razón del mundo. Last but not least llegamos a los actores, esos dos geniecillos que salen ahora de la lámpara. Patrick Wilson salió en muchas series (incluso en Angels in America) y protagonizó el infumable Fantasma de la Ópera de Joel Schumacher, pero es posible que para el año que viene lo veamos rondando algún Independent Spirit o un Globo gracias a esto. A la que tienen la obligación moral de galardonar es a Ellen Page, que hace de la peli la genialidad que es. A sus diecinueve primaveras se revela doblemente: como buena actriz en esta peli, y como actriz lista en la tercera de los X-Men, haciendo de esa niña que atraviesa paredes y es novia de Coloso. Larga vida a estos dos actores, larga filmografía a Mr. Slade y, sobre todo, que la espera a que esta peli salga en DVD sea lo más corta posible...

5 Comments:

Blogger Trippy said...

¡Bienvenido de nuevo a la blogosfera, Lord!

He apuntado Hard Candy a mi lista de "cosas que hacer cuando acaben los exámenes", aunque con las veces que he visto el trailer ya podría haber ido a verla sin sentirme del todo culpable. Qué ganazas.

¡Larga vida a Puñaladas en 35mm!

2:26 p. m.  
Anonymous VIRGY´S said...

No quiero alarmarte juan, pero ya que tenemos otra etapa bloggera yo empiezo a poner el e mule a toda máquina y asi este verano me introducirás, como estos ultimos veranos, sobre todo el anterior, en el maravilloso mundo del cine.

besos

11:16 a. m.  
Anonymous Lara said...

Pues la verdad es q ya me habían hablado de esta peli aunq no muy bien.
Pero como tampoco me convence mucho el gusto cinematográfico de la q me lo comentó, espero q cuando la tengas en dvd me la pases ok?
ciao

11:18 a. m.  
Blogger Nat said...

uy qué ganas me están entrando de ir a verlaaaaaaaaa!! A ver si llega el sábado ya y empieza el verano de verdad para mí.La veré, la veré.
besos juancho y welcome again!!

11:07 a. m.  
Anonymous vuelo815 said...

La peli es... inesperada. No sabía muy bien de que iba y cuando la vi aluciné bastante. Es muy cruel en algunas cosas.
Me encantó como lo hacía la chica y comentaría mucho sobre su comportamiento, pero metería demasiados spoilers, así que mejor me callo. jaja.
Mi primer comentario en tu blog (prometo que no será el último).

10:43 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home