martes, julio 11, 2006

ULTIMATE SUMMER PREVIEW (2/2)

Otro que vuelve, en agosto, y de los que nunca sabes muy bien por dónde te va a salir es M. Night Shyamalan. El macabro indoamericano nos trae al fin una historia amable (eso parece, al menos) llamada Lady in the Water. Una de esas historias que se le cuentan a un niño cuando se va a dormir, reza la publicidad de la peli. Siendo este señor el creador de uno de los niños más malrrollistas del cine contemporáneo, tampoco me voy a fiar mucho de sus tácticas pedagógicas. Paul Giamatti interpreta a un empleado de mantenimiento de un bloque de apartamentos que descubre en la piscina una ninfa de cuento de hadas, interpretada por Bryce Dallas. Ya se sabe algo más del argumento, que no voy a destripar por una vez, pero ese planteamiento que hace chocar lo cotidiano con lo fantástico, en manos de este pedazo de cineasta, la verdad es que promete bastante.

En septiembre, conmemorando el quinto aniversario de los atentados en EEUU (qué pereza), llegará a nuestras pantallas United 93, el drama que Paul Greengrass ha situado en el interior del único avión secuestrado que no alcanzó el destino que los terroristas pretendían darle. El prestigioso guionista-director (Bloody Sunday) recupera el temática histórica tras su respiro con El Mito de Bourne y ya está cosechando gran éxito de crítica y público allende los mares. Tendremos también World Trade Center, de Oliver Stone, pero los tráilers, al contrario que los de la anterior, no dicen nada bueno de ella.

Mel Gibson sigue empeñado en ser genial e independiente -al tiempo que en hacer mucha pasta- y en agosto estrena en América su Apocalypto, el proyecto más misterioso de los últimos años: sólo se sabe que se desarrolla hace 600 años, no hay actores conocidos, y está íntegramente rodada en lengua maya (sic).
Casi paso de largo el hecho de que Pixar tiene una nueva película ya en cartel, y esto siempre es un acontecimiento. A la espera de verla y ofreceros una buena disección, se sabe que Cars es el retorno del todopoderoso John Lasseter a la dirección, una película larguísima (116 minutos son muuuchos planos animados) que nos cuenta la historia de un coche buscavidas (Rayo McQueen, y el apellido no es casual) que se encuentra consigo mismo cuando acaba en pueblo abandonado de la Ruta 66. La crítica dice de ella que es una de las más flojas de Pixar y que sobra un poco de moralina, pero que aun así está muy por encima de la media de la animación actual. Me lo creo, porque está muy baja esa media.

El cine español sabemos que se lo guarda todo para otoño, pero la freelance María Ripoll, a la que sigo desde Lluvia en los Zapatos pese a sus altibajos (sobre todo bajos), parece que nos puede devolver la fe en ella con Tu Vida en 65 Minutos, que se estrena este verano. Tres amigos, entre los que el más protagónico será Javier Pereira, leen en el periódico la esquela de un compañero de colegio al que perdieron la pista hace años. Como dice la realizadora, cualquier vida se puede resumir en 65 minutos: de dolor, de felicidad, de pasión. La película, sin embargo, dura 90.

Una de las comedias más esperadas del año (que no se muy bien cuándo va a llegar a España) es El Diablo se viste de Prada, en la que Meryl Streep interpreta a una de las más importantes editoras de Manhattan, el personaje al que se refiere el título, que contrata como asistente personal a la joven e inocente Anne Hathaway. Dicen por ahí que es una risa, y el cartel y el tráiler lo confirman.

Y para acabar, aunque no se si es el lugar más indicado para esta película, he dejado Piratas del Caribe: El Cofre del Hombre Muerto. Una de las secuelas más esperadas de los últimos tiempos y que, a lo Regreso al Futuro o Matrix, se ha rodado conjuntamente con la tercera entrega, para ahorrar en producción. Se estrenó allí el viernes y ha sido la peli más taquillera de este finde en América, y la crítica no se ha hecho esperar. El público le da una nota alta en IMDb, pero los profesionales (no tenéis más que entrar en RottenTomatoes) la están masacrando. Lo cierto es que las promociones la vendían muy bien, enseñando una mezcla entre Monkey Island y un creature film cualquiera, con Bill Nighy convertido en una especie de hombre-calamar. Pero, como dejó claro la primera, tienes que tener un guión muy sólido detrás para aguantar 150 minutazos de pulpos gigantes, los morritos de Keira y Depp en un papel entre genial y cansino. Yo la voy a ir a ver, ya puede venir Mirito Torreiro a jurarme que es una pérdida de tiempo y dinero, y estaré aquí para contarlo.

Feliz verano.

3 Comments:

Blogger Raquel said...

Dios, lo que llevo esperando a que Shyamalan estrene su nueva película... Si me encantó El bosque, ésta seguro que no me defrauda.

9:52 p. m.  
Blogger Nat said...

acaso te despides ya??eso de feliz verano suena un poco a agur no??
;)

1:43 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

juanin yo estoy impaciente esperando piratas del caribe pq por mucha critica que haya yo la vere seguro para ver a mi adorado johnny deep (uno de mis actores predilectos) y al guapo de orlando bloom. codi.

2:19 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home