lunes, agosto 14, 2006

CON VOSOTROS AL FIN DEL MUNDO

Que una película bata récords de taquilla o distribuición no dice nada de su calidad. Que sea una segunda parte dice poco... y no muy bueno, por lo general. Y que sea la adaptación al cine de una atracción de Disneylandia es ciertamente desmoralizante. En esa situación se encontraba el estreno de esta semana en España y de este verano en el mundo, pero yo me moría de ganas de verla. Piratas del Caribe: El Cofre del Hombre Muerto tiene un antecedente de lo más estimulante, que a su vez fue la peli del verano de 2003.

La Maldición de la Perla Negra nos sorprendió a todos por su estimulante frescura y nos dejó con la boca abierta ante la alta concentración de humor, acción, y buenos haceres técnicos. Y qué decir de las interpretaciones, destacando la revelación de la jovencísima Keira Knightley y, sobre todo, la genialidad de un Johnny Depp que sólo pudimos amar u odiar profundamente, o las dos cosas alternativamente, y que acabó nominado al Oscar. Antes de ésta, nadie confiaba en el género de corsarios, que a lo largo de los noventa se intentó resucitar con nulo éxito: recordemos el caso de La Isla de las Cabezas Cortadas, la segunda peli menos rentable de la historia. Y menos Disney, que no estaba para tirar el dinero con su imperio de animación tradicional desmoronándose, entre otras razones "gracias" a un bicharraco llamado Shrek. Ironías de la vida, Ted Elliott y Terry Rossio, los guionistas de Shrek, fueron los que escribieron un guión basado en el carrusel estrella de los parques Disney de América y Francia. Fue Jerry "me gustan las explosiones" Bruckheimer el que con su astucia vio todo el potencial del asunto y les encargó escribirlo, y con un manuscrito aceptable en la mano les ofreció un trato bastante jugoso a (quién si no) los estudios Disney...el resto, incluida la elección de uno de los directores de oficio más solventes de los últimos tiempos, es historia.

Con pocas modificaciones en las jefaturas de equipo, y cuando se vendió el último muñeco de Jack Sparrow, se decidió poner en marcha la secuela. Cuajó la idea de hacer dos películas (o una partida en dos) a la vez, con lo que se ahorran muchísimos gastos de producción y el peligro de ausencias importantes en la tercera parte. El Cofre del Hombre Muerto y En el Fin del Mundo se estrenarán con un año exacto de diferencia y, pese a que ambas tienen su estructura interna, la última se anuncia como más climática y apocalíptica, una batalla en los confines de la tierra (uséase, Asia, representada por el chino Chow Yun-Fat, el de Tigre y Dragón) por el control de los Siete Mares.

Pese a que El Cofre del Hombre Muerto es la primera mitad de esta historia, el nivel de la saga se mantiene. No es tan épica ni (endemismo de las secuelas) sorprendente como la anterior, pero en compensación es más cómica y Serie B. Lo de la historia es lo de menos, ya que como la primera parte es ésta una narración de viñetas. Estás demasiado ocupado en ver quién se lleva el siguiente mamporro como para darte cuenta, durante la proyección, de que estás en un viaje a ninguna parte. Tenemos ante nosotros una de esas segundas partes (mis favoritas) que se acuerdan mucho de la original, casi siempre para burlarse de ella, a lo Regreso al Futuro II o Gremlins 2. Del paralelismo (que se veía en la primera y se confirma en ésta) entre esta saga y la original de Star Wars no hablaré porque lo tenéis, exhaustivamente documentado, en la Cinemanía de este mes. Si en La Maldición... era el vértice superior de un triángulo protagónico, ahora Jack Sparrow asume el papel de estrella de la función que le hemos dado, entre otros, los fans. La primera secuencia no es más que un teaser de su persona, son todos los que ya conocemos hablando de él (o condenados a muerte por su culpa, como Elizabeth y Will) mientras nosotros nos morimos porque reaparezca en nuestras vidas tras tres años, y su presentación (cuervo muerto incluido) no puede ser mejor.
No os resumo la historia (escrita de nuevo por Elliott y Rossio) porque es complejísima en su vacuidad, pero tengo que mencionar al nuevo malo, esa mezcla de hombre con pulpo y centollo que (de momento) sustituye a Barbossa. Interpretado por el rockero ex-yonqui de Love Actually, Bill Nighy, Davy Jones es una criatura muy divertida y siniestra y que no me cansaba de mirar, y su ejército de gente pez no tiene desperdicio, gracias a los trucos de ILM (la empresa de efectos especiales de Luquitas). Gore Verbinski dirige con la eficiencia que le caracteriza tras tomarse un descanso haciendo la dramedia de "bajo" presupuesto El Hombre del Tiempo. Orlando Bloom sigue siendo un blandito que le gusta a muchas niñas, la Knightley gana protagonismo y Depp sigue estando genial, esperemos que la resolución del final de esta peli (al principio de la que viene, imagino) no traicione el espíritu de su personaje. Interminable galería de secundarios a la que se añade el sueco Stellan Skarsgard (Dogville), que no hace mucho. En lo que respecta a la música, se echa en falta oír más el tema principal de Hans Zimmer, que imagino se guardan para el colofón final.
No quiero acabar sin aclarar que cuando digo que esta peli es serie B sólo me refiero al espíritu (porque menudo presupuestazo), pero es campy hasta la extenuación, sobre todo en la parte de los caníbales (grandísima primera hora) y en la elección del monstruo que acecha toda la película y ataca al final. El Kraken no es un pulpo por casualidad, o eso quiero creer. En la peor película del peor director de todos los tiempos (La Novia del Monstruo, de Ed Wood, que es una puta obra maestra pese a lo que acabo de decir) un pulpo gigante acecha en un lago, y hay planos en ésta que tienen que ser un homenaje. Sólo con eso, y aunque la peli fuese mala (que para nada) me tendrían ganado... pero es que me lo pasé como un enano dos horas y media, y eso no pasa todos los días en una sala de cine. Sin que deje de pensar que las superproducciones (todas en general) deberían ser más cortitas, recomiendo encarecidamente a los indecisos El Cofre del Hombre Muerto, y su predecesora si aún no la habéis visto. Ahora, a esperar para coger las maletas y viajar al Fin del Mundo. No os olvidéis de la botella de ron.

7 Comments:

Anonymous vuelo815 said...

Da gusto leer tus críticas. Es como estar leyendo una revista de cine, así que mi enhorabuena por lo bien que documentas todo y lo bien que te expresas.

Pero......... discrepo. jaja. Yo la fui a ver ayer de noche y tengo que reconocer que se me hizo un poco larga, sobre todo me costó pasar la parte central, porque al principio pasan muchas cosas muy rápido y luego parece que no pasa nada.

Y respecto al final, en esta película no existe. Tengo la impresión de que va a gustar más la tercera, precisamente porque resolverá algo (espero).

Respecto a Sparrow, me cansa. En la primera me llamó la atención como lo hacía Depp, pero en esta se recrea demasiado en esa caricatura que se inventa.

También tiene fantasmadas de estas que desafían todas las leyes de la ciencia. Véase el salto con pértiga y la consecuente caída. Por no hablar de la rueda...

De todas formas, tampoco me disgustó excesivamente, pero me gustó bastante másla primera.

Si se me olvida algo ya te lo haré saber, jeje.

1:39 p. m.  
Anonymous carlost said...

Totalmente contigo''Me alegro de que te guste la peli, ya que de no ser así no hubiese visitado más tu página XD..jajaja

7:43 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

a mi tb me encato la peli para mi Jack Sparrow es el mejor , aunke mi orlando bloom es una delicia jeje. pero bueno creo que todo keda en suspense y sabremos mas de todod en la siguiente ojala hubiera mas pelis como estas para pasar un buen rato y disfrutar.

1:40 a. m.  
Blogger J. H. said...

Me gusta tu blog. Por cierto, estoy deseando ver esa película.

9:55 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Dorian Gray

No me olvidaré de la botella de ron.

Yo también te felicito por tu crítica y esa mención a la película del calamar gigante que hace que piense que no tengo ni puta idea de cine, jajaja. Tengo muchas ganas de ver a Sparrow en acción y sobre todo a mi amada Keyra que, junto a Natalie Portman, son las musas de este cine actual plagado de actrices insulsas.

2:12 p. m.  
Blogger Arcangel said...

Te habrás quedado agusto!!
La verdad es que yo he visto la primera el mes pasado (sí, que pasa) y me encantó. Deep de por sí me encandila con su pinta de bohemio, pero en ésta película me parece que está magnífico.
La segunda parte espero verla ya! A ver si me llevan a verla pronto.
La crítica buenísima Juan, te felicito.
Besos!!

2:23 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Coincido con Vuelo815. Me cansan. Pero es que además me aburren. Esta es una peli en la que no pasa nada, las peleas carecen de emoción porque sabes que no va a pasar nada durante ellas y el convertir las piruetas de los piratas en escenas propias de los dibujos animados solo aburre.

Creo que la Maldición de la Perla Negra está sobrevalorada pero aporta la originalidad del personaje de Depp. Si a esta le quitamos eso, teniendo en cuenta que además es peor película, pues...

3:56 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home