viernes, agosto 04, 2006

...A VECES SON BUENAS

¿Quién dijo que segundas partes nunca fueron buenas? En una serie de televisión que se precie, son imprescindibles, y a veces insuperables. Si hacemos un poco de memoria histórica (Friends, Sexo en Nueva York o Ally Mcbeal, por ejemplo) , recordaremos que en su segunda temporada las series se asientan, ganan bastantes medios -y calidad, por consiguiente-, y determinan si la serie vive o muere. Esto último lo hacen todas las temporadas, pero si una serie de una temporada es un fracaso, una de dos es algo incompleto. Tres es el número mínimo de temporadas de una serie de éxito, y su existencia depende de la segunda parte.
Saco todo esto a colación porque ya he visto completas las segundas temporadas de las series que fueron los bombazos-revelación de la temporada 2004-2005: Desperate Housewives y Lost (lo que viene a ser, Mujeres Desesperadas y Perdidos) y, con sus particularidades, siguen siendo dos de las mejores series de la parrilla y ambas se han ganado sus respectivas terceras temporadas, que comenzarán este otoño en ABC.
Comenzaré por Wisteria Lane, diciendo que el nivel de la serie ha bajado en la segunda temporada; ha perdido densidad, en momentos agudeza y esta segunda trama de misterio ni se puede comparar a la original. Pero si bien este misterio es un arco que engloba todas las demás subtramas, éstas no han perdido un ápice de su gracia, y algunos personajes que ya intuíamos geniales se han revelado minas de oro: el cetro de mando de la serie ha pasado de la insulsa-aunque-a-ratos-graciosa Susan (Teri Hatcher) a la gran Bree Van de Kamp (Marcia Cross). Aunque con todo lo que he dicho al comienzo, Desperate Housewives sigue siendo un prodigio de la pequeña pantalla y uno de los mejores títulos (nombres) de la historia del audiovisual. Con la historia de los Applewhite resuelta tras pasar varios capítulos abandonada y muchos giros inesperados en la season finale para traer misterios y personajes nuevos en la tercera temporada, esperamos que Wisteria Lane brille más en los impares que en los pares. La última incorporación (y el centro del misterio de la temporada que viene) es Kyle McLachlan, el actor fetiche de David Lynch, como Orson el dentista-con-¿amiga?-en-el-manicomio: esto no me sorprende mucho, ya que los sucesos de este barrio superan en ocasiones el surrealismo de Mulholland Drive.
La otra gran serie es Lost, y he de decir que en compensación, me ha gustado más la segunda que la primera temporada. Si el gran misterio de la primera era sólo un gran ¿qué?, ahora teníamos una escotilla recién abierta que conducía a dios sabía dónde. Te acabas acostumbrando, en una serie con tantísimos personajes (y subiendo) a que no se pudieran tocar todas las tramas en cada episodio. Creo que para eso me ayudó ver toda la temporada en sesiones maratonianas, en menos de una semana; es altamente adictiva. La escotilla nos ha quedado casi del todo claro qué es, pero muy en el estilo de J.J. Abrams la resolución de un enigma destapa diez nuevas preguntas. Es ésta una manera relativamente cómoda de escribir y alumbrar capítulos y más capítulos, pero Lost es una serie finita y en algún momento el sentido en que viaja la información tendrá que cambiar, y los guionistas las van a pasar putas para cerrar tantísimas historias como están abriendo. Alguien podrá decir que desde el principio el creador tenía pensado un final. Ya os digo yo que no, y que es un truco muy fácil colocar en las primeras temporadas cosas sin ningún sentido que se reciclan hacia el final en claves para resolver un misterio. Sea como sea, que lo resuelvan bien. En la tercera temporada "Los Otros" van a ser el misterio principal, y los flashbacks van a ser casi todos suyos. Nuestros queridos personajes, como comenta ya Damon Lindelof, van a alcanzar la barrera de días que se puede estar tranquilo sin follar.
Espero ambas tandas de capítulos como agua en mayo. ¿Legendadas em português? Pode ser.

5 Comments:

Blogger Nat said...

diosssssssssssssssss
necesito la 2ª de Lost yaaaaaaaaaaaaaa

11:43 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Con un día de retraso pero.... ¡¡¡ FELICIDADES !!!
Virginia.

9:26 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Dorian Gray

Por alguna razón no he seguido "Mujeres Desesperadas", y eso que las veces que la he visto me ha encantado, tal vez correría el riesgo de engancharme a demasiadas series.

Los Freakis de "Lost" ya estamos esperando con ansia la tercera temporada. Yo estoy contigo, no sé como se las van a arreglar los guionistas para cerrar tanto misterio abierto, a ver si se les va a ir de las manos la caja de pandora de los misterios... Una de dos, o se convierte en la mejor serie que he visto / hemos visto, o pasa de ser espectacular a volverse un fiasco de dimensiones apocalípticas (como esa película de Mel Gibson, qué miedo...).

2:51 p. m.  
Blogger pompiii said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

10:44 p. m.  
Blogger pompiii said...

Penso que o problema da segunda temporada, foi a falta de conexão entre as personagens..
Onde estão as tardes de Poker?
Falta-lhe um pouco de sexo e a cidade, nesta temporada, cada personagem segue a sua vida, e desaparece a amizade e a revelação de confidências entre as mulheres de Wisteria Lane.
Outra falha, foi a personagem de Bree Van de Camp estar complectamente desajustada, e Linette Scavo, desaparecer do famoso bairro, por outro lado, Miss Solis ganhou muitos pontos, sem ter de usar as curvas ;)

10:46 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home